martes, 15 de septiembre de 2009

Factores Etarios en la Disfunción Eréctil

El varón joven alcanza su máxima potencia entre los 17 y 20 años, pues se
excita sin necesidad de un estímulo sexual y busca descargas aunque fuera por
autoestimulación. La erección es instantánea por estimulación tanto física como psí-
quica, el orgasmo eyaculatorio contiene una fase inicial de emisión de 1 a 3 segundos
de duración, y la eyaculación es impulsada a 12-24 centímetros de distancia. El perío-
do refractario es corto y posible el carácter multiorgásmico en la respuesta de hasta
ocho orgasmos diarios. Luego de los treinta años, el deseo es menos acuciante, la
erección es instantánea y la detumescencia sigue siendo lenta después del orgasmo.
Pero ya desea menos orgasmos y el período refractario es más largo.

Luego de los cuarenta, la experiencia no es tan genital y localizada, sino
generalizada y difusa, con menos interés por el orgasmo mismo.

Luego de los 50, la frecuencia orgásmica es menor, de 1 a 2 por semana y el
período refractario es más largo aún. Se requiere una estimulación física más prolon-
gada. En suma, la mujer debe estimular manualmente el pene para lograr una buena
erección. Y no se trata de disfunción eréctil. La fase de emisión es imperceptible, pero
se demora más en eyacular, el período refractario es largo, el chorro de semen es un
goteo y la detumescencia es rápida luego del orgasmo.

En nuestra obra “La Sexualidad en el Adulto Mayor”, profundizamos en
estos temas, pero es necesario señalar las características normales de los cambios
determinados por la edad, ya que todos los hombres fantasean sobre su “potencia
eterna”, tomando como modelo la juvenil y consultan por seudodisfunciones sexua-
les.

Hay menos trastornos de la erección en la adolescencia y juventud, pero
cuando la hay están vinculados con la inexperiencia, son ocasionales, y es la edad en
que se instalan las disfunciones eréctiles primarias. En la vida adulta es cuando apare-
ce la mayoría de las causas que estamos reseñando. En el capítulo de prevalencia de
los trastornos sexuales del Capítulo 1 ya nos referimos al tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada